La historia de amor más triste que te hará derramar lágrimas

La distribución está cuidando!

Seguro muchas veces han pensado que su historia de amor es la más triste, pero déjenme decirles que no es así. Después de haber investigado tantas historias hemos encontrado la historia de amor más triste que les hará derramar muchas lágrimas, o como bien el título de la historia sugiere, se derramarán “Un litro de lágrimas”.

¿Qué tan probable es que una enfermedad incurable te ataque?, la historia de Aya Kito nos demuestra que pase lo que pase siempre debemos mantenernos vivos, disfrutar de esos momentos que nos regala la vida y seguir creyendo en nuestros sentimientos y sueños, y mantenernos en pie hasta el último momento.

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=l6KeFYDt_y8[/embedyt]

Loading...

La historia de amor más triste

Aya Kito es una joven de 15 años que va a iniciar la preparatoria. Era alguien llena de vida y de muchos sueños. Pero el día que va a asistir para dar su examen de ingreso sufre un pequeño accidente, se enreda con sus piernas y cae al suelo, lastimándose así las rodillas, es ahí cuando conoce a Haruto Asou, un joven indiferente que decide ayudarla para llegar al Instituto. Desde ese día comienza a nacer una amistad entre ellos.

Pero no todo es color de rosas ni cuentos de hadas, la madre de Aya se había estado sintiendo preocupada con las caídas de su hija y decide llevarla a un chequeo de rutina al hospital, ahí el doctor le informa a la madre que Aya padecía la enfermedad llamada Degeneración Espinocerebal y que lastimosamente no existía una cura para esa enfermedad. Ella se encontraba en sus primeras etapas y los únicos tratamientos que podía recibir eran rehabilitaciones para poder desacelerar el progreso de la enfermedad.

Aya cuando se entera lo que tenía toma la decisión de seguir su vida lo más normal posible, continuar asistiendo a clases, dirigir el coro para una ceremonia del colegio y seguir practicando básquet, su deporte favorito. Pero con el transcurso del tiempo la enfermedad iba avanzando mucho más rápido, haciendo que deje de andar sola y comience a utilizar una silla de ruedas para poder trasladarse, pero en todo ese tiempo Haruto siempre estuvo para apoyarla, fue el único que la siguió tratando normal, como si no tuvieran ninguna deficiencia, y eso ella agradecía mucho.

Los padres de Aya y ella misma decidieron que lo mejor sería que se traslade a un Instituto en donde le fuera más sencillo movilizarse y no tuviera problemas para poder estudiar. Haruto la siguió acompañando en sus días libres, salía con ella al zoológico o simplemente se quedan conversando y pasando el tiempo juntos. Pero un día de esas salidas, Aya le dice a Haruto que envidiaba a los delfines porque tenían su propia manera de comunicarse mientras que ella poco a poco estaba perdiendo la habilidad para hablar.

Pero cuando Haruto le confiesa que ella le gustaba, le dejó en claro que no tenía ningún problema con que ella no pudiera comunicarse bien porque él igual la escucharía y si ella quería andar, no importa lo lento que lo hiciera, él estaría a su lado para andar juntos. Pero ella sabía que estaba empeorando y no quería que él sufra por ella, por eso le dejó en claro que ella no tenía nada para ofrecerle.

Pero luego de años, Aya terminó internada ya que la enfermedad seguía avanzando de manera acelerada, y es ahí cuando en una noche Haruto le dice que no estaba seguro si era avaro o no, pero él quería que ella viva para que pueda estar junto a él , porque ella le había ayudado a cambiar, a ver con otra perspectiva la vida. Lamentablemente Aya Kito falleció el  23 de mayo de 1988 a las 00:25 a la edad de 25 años.

La historia de amor más triste

El navegar por la internet siempre nos sirve para encontrar historias reales que nos ayudan a ver con diferente perspectiva el mundo en donde vivimos y todo lo que nos rodea. La historia de amor más triste que hemos encontrado en esta ocasión, es un caso de la vida real, todo está basando en los diarios que Aya Kito escribió cuando se le diagnosticó la enfermedad. Diarios que dejó de escribir a los 20 años porque sus extremidades ya no le obedecían.

Si crees que esta es la historia de amor más triste que has leído o conoces, puedes compartirlo y dar a conocer más historias de este tipo. ¡Que tengan un lindo día! 🙂

Facebook Comments

La distribución está cuidando!